2.26.2015

Culpa pinche.

Y es que sí te quiero un chingo, pero ya no puede ser. Por favor, te pido que dejes de quererme. Ódiame un rato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario