-

¡Puto! El que no grite, el que no salte ¡Puto! El que no brique y eche desmadre

7.31.2016

Rota

Es la primera vez que subo una entrada desde mi celular. Esta vez mi desesperación es mucha para tener ganas de subir una entrada así. Siento muy feo en mi corazón cito y la razón no la atino exactamente.


Probablemente se trate de algo hormonal nada más. Al fin y al cabo, seriamente me duelen un par de partes de mi cuerpo y me siento hinchada de otras. Quizá este agüite solo es hormonal, quizá no. El caso es que me siento bastante triste, siento una pesadez enorme.


Algo no está funcionando en mí. Me siento tan sola.  En este momento siento ganas de vomitar. No sé si es por cómo me siento o la hormonalidad.


Llegué a ese punto donde no quiero contarle a nadie cómo me siento. Tener que dar explicaciones inútiles, y como de todas maneras nada me hace sentir mejor, ni caso tiene y solo desespero a la gente.


Me siento triste, y mal porque en realidad la gente de harta de la gente triste como yo, pero realmente no espero compasión de su parte, otra razón para no andar ahí pregonando que me siento triste. Y no la espero porque me sentiría humillada por eso.


¿Sabes qué me desespera? Que yo no encuentre calma  en ti últimamente. No ocurre nada malo contigo, nada, lo juro. No sé qué pasa. Me entristece eso también. Soy yo.


Algo en mí está confundido. No sabe qué quiere o hacía donde ir. Quiere estar solo. Quiere ser independiente. Quisiera que la gente se tomara mejor el querer estar solo.


Me asusta perderte. Mucho realmente me asusta. Últimamente eso ha pasado por mi mente. Es fácil para ti decir que no pasará.


Tengo ganas de vomitar, desaparecer. Estoy asustada y está vez no sé ni de qué. Creo que debería gastar en psicólogo.


Perdón. No sé. Iré al psicólogo antes de que vomite todos mis órganos.

7.26.2016

Sorli ut lom tezko?

Debes entender que no quiero que las cosas siempre sean así, pero esta vez estás pidiendo mucho. Lamento no poder estar ahí, realmente me gustaría, aunque pienso que tú crees que no. Realmente me gustaría amanecer contigo, y disfrutar tu aliento mañanero (jaja, bromi, pero sería un placer vivirte en momentos tan humanos, tan reales, tan íntimos fuera del sexo, como lo es aliento mañanero). La cosa es que no pasa nada y sabes que igual tengo que volver. Sé que tienes muchas ganas, pero simplemente no es posible. 


Llevaba ya casi 24 horas sufriendo, lloriqueando por lo enojado que estabas conmigo. ¿Sabes qué? No más. Estoy harta. No quiero volver a ser esa niña de 14 años que lloraba a cada rato por las cosas que le hacías sentir. Por un minuto se me olvidó que nunca más (o más bien casi 24 horas). Las cosas están así




Por su puesto que me importa la situación y lo sabes, por supuesto que me encantaría ir, pero el hecho es que no lo voy a hacer. Si no te dije que no en un principio, fue porque uno nunca sabe cómo sean las cosas, siemper hay chance de que cambien. La cosa es que esta entrada la escribo más para mí...

Estaba bastante triste y desesperada pensando en esta situación y me harté de mí. Lo siento, sé que estás enojado conmigo, pero ya no pienso sentirme en lo absoluto mal al respecto. Ya te di una respuesta y hay pocas probabilidades que cambien. La situación ya veremos qué hacer con ella conforme se desarrollen los siguientes meses. Ya te expliqué que una cosa es dar un paso, luego hacer de madrazo lo que quieres. Perdón, me encantaría pero no puedo y no pienso sentirme mal al respecto por eso.



Esto cansada de sentirme mal por mis decisiones y si bien te quiero muchísimo, tampoco serás la excepción a esto. Quiero crecer y hacer muchas cosas así que mis planes, mi vida, y lo que yo quiero que me parezca sano, se atepondrán ante todo. Quiero arreglar mis problemas de ansiedad (que esto ayudará), quiero mejorar la relación con mi familia, quiero sacarle el mayor provecho a que viva aquí, quiero conocer, mirar, disfrutar. Estoy de acuerdo en que nos queremos y en que me atrevería a decir que eres "mi otra mitad". La cosa es que tienes la descripción de una otra mitad, alguien que me complementa y me enseña, y que va creciendo conmigo. La realidad es que no eres ninguna otra mitad. Somos un par de personas independientes.



No pienso depender de ti de ninguna manera. Por su puesto que me importas muchísimo, por su puesto que te amo, por supuesto que te apoyo en cada una de las cosas que quieras, pero no pienso estar siendo dependiente de ti. Creo que ya lo fui una vez, o quizá lo he sido una vez. Me agrada estar contigo, aportas cosas a mi vida, pero soy una persona con planes y cosas que quiero hacer, cosas que creo que debo hacer de una u otra manera, y ni modo. 



Hay nuevas cosas que me importan, hay nuevas cosas que quiero experimentar. No pienso sentirme mal por las decisiones que tome. Soy libre, soy Cup aparte, me gusta que aportes cosas bellas a mi vida, espero aportar cosas también a la tuya, me entiendes, te entiendo, pero no pienso estarme preocupando tanto por cosas comoe esta. Por supuesto que me importa, pero no voy a estar sufriendo y lloriqueando como hace rato.