4.28.2014

Rara

Hoy, C y yo casi terminamos. Dios, no, por favor. Me eché a llorar. C, dijo que no quería cortar, no sé qué sentir. No, no es que haya descubierto lo de V, no, eso aún no lo descubre.
Y justamente, hablando de V, me está poniendo las hormonas al mil. Hoy estuve besándola un rato antes de que llegara nadie.

¿Qué carajos, últimamente, con mi vida?

4.23.2014

Otra vez

Es el segundo día consecutivo que escribo una entrada. Hoy me he echado a llorar en los brazos de C y le he contado algunas cosas. C es siempre tan paciente y bueno, pero a veces pienso que no puede entender algunos de mis tonterías (bueno, ni yo puedo entenderlas).
Si uno pudiera deshacerse de ellas y enfocarse en lo que en realidad uno quiere, estaría perfecto. 

Ahora escribo esta entrada en la que no profundizaré para no pensar. Desde que me separé de C hoy, dejé mi mente en esas cosas en las que pienso. Traté de concentrarme en las calles que, aunque veo a diario, siempre se les descubre algún nuevo detalle. Muchas veces pasamos sin ver. Y luego, como siempre, en la estética y vida de las personas. 

Le escribo esta entrada a mi blog para tratar de convencerme de lo que C dice. Que la vida es hermosa, que tengo mucho de que ser feliz. C haya siempre alguna cosa que le guste de sí; yo no sé qué me gusta de mí, soy tan simple. Siento que ni soy buena, ni soy mala, que solo soy (como en realidad creo que son las personas, pero yo no tengo chiste). 

C dice que debería estar feliz de que tengo diez dedos, y puedo amarrarme las agujetas yo sola. Que puedo caminar e ir a donde quiera, y tengo muchas oportunidades. No se trata de que sea feliz porque otras personas no tengan otra oportunidad, si no de ser feliz porque simplemente se tiene. Pero, no, no entiendo. Yo veo las cosas e intento estar feliz por ellas, qué bueno que tengo diez dedos para escribir en mi teclado, pero, no, no encuentro la felicidad en ello, y los tengo, y qué bien.

En fin, hoy no me pondré a pensar, a disgustarme. Sólo estaré aquí. 


4.22.2014

Verde

He estado publicando en este blog recientemente, pero es que sufro de una extraña melancolía desde hace mucho tiempo. Intento desahogarme en este blog, pero es en vano.
Nadie lo sabe, y si lo estás leyendo y me conoces, no deberías mencionarlo. Ya sé, es tonto, es estúpido, y si quieres decir que es ridículo, adelante, pero no me lo digas, no me lo menciones, ya lo sé, no necesito tus instrucciones. 

No es que yo haya cambiado mucho, pero cuando tenía 14 las cosas eran más sencillas (y se pondrán peor, cup). ¿No les parece que vivimos de la manera más estúpida posible?
No tienen caso ni quejarme. A veces pienso que el mundo está como está porque así debe de estar, y nunca ha sido diferente (¿ha habido alguna vez alguna época donde no haya habido todo lo que hay ahora?), y no va a cambiar. A veces pienso que todo es producto de nuestra misma biología. La gente no debería estar obligada a sufrir todos los días, pero es que la gente sufre sola, pero es que a todos les gusta hacer sufrir a otros. No, no sé, no sé que digo, pasan demasiados pensamientos en mi cabeza, no alcanzo a escribirlos, algunos me parecen tontos. Se burlarán de mí aquí. Callo mi propia mente. Soy estúpida, soy tan común, y tan estúpida. 

¿Ya leyeron "Las batallas en el desierto"? De José Emilio Pacheco. Ese libro me sabe tan bien, y tan mal... Es el libro que te dan cuando sales de la secundaria en México, el libro que algunos tiraron, el libro que casi nadie lee (Yo tampoco, hasta ahora, que voy a salir de preparatoria). Es una pena, porque es muy corto, tan sencillo.
No diré que es perfecto, ni excelente, ni espléndido, ni grandioso, ni bueno. Esas palabras se me hacen estúpidas y superficiales para ese libro. No sé qué decir, sólo que lo conservaré siempre. 

Llené de regalos a C hace unos días. Yo no me porto muy bien con C, pero C es un pequeño ángel sonriente que siento que merece todo de mí (y que, por desgracia, no se lo puedo dar).
Todos los días envidio a C, porque C parece vivir tan bien, tan en paz, tan tranquilo.
Yo he sido un monstruo con C, algunas veces, y C, nunca se ha atrevido si quiera a insultarme, o a tratarme mal. 

Es patético. No sufro de nada, nada. Un estómago sensible (por mi culpa, pero al que ya ignoro), un eterno cansancio y sueño, y unos cuantos complejos físicos y mentales. Ya. Hay tanta gente, tantos millones de gente, más que la gente que conozco o que llegaré a conocer, más de la cantidad de gente que puedo imaginarme, que sufre mucho, mucho. Y yo aquí, sin hacer nada, sin aprovechar, sin poder ver algo que me haga totalmente feliz.

Envidio a C, que se levanta todos los días con esa sonrisa tierna. Que todos los días, pese a estar cansado (más cansado que yo), llega, y me besa la frente. 
Quisiera ser como C, levantarme alegre cada día. 

¿Será que la felicidad de C hace sentir que la mía es menos y baja más?

Sólo quisiera un camino que me haga sentir llena y feliz. Una menta, una creencia, algo.

¿A caso los adultos hayan su meta hasta que tienen hijos? A veces pienso que muchos sí.
Pero no quiero, no quiero, no creo que deba yo, alguna vez, tener hijos. Claro, los querría, al parecer todos quieren a sus hijos, pero... No quiero trabajar en algún trabajo insoportable, sólo porque en los demás no me alcanza para pagarles ropa, comida, doctores...
No quiero ser la típica señora desalineada, con el cabello cortado como hombre porque no tiene tiempo de atender su cabello, con ropa desgastada porque se gastó todo en sus hijos, y lleva usando la misma desde hace mucho tiempo, con las ojeras porque tiene dos trabajos y además atiende la casa, porque su sueldo mísero, que da a cosas estúpidas, como que sus hijos salgan a divertirse, no le alcanza para pagar una muchacha. No sé, pero no quiero. La vida de muchos adultos se me hace patética, lastimosa, trabajando siempre para sus hijos. Y además, esperando que hagas lo que digas, y después, después de que les diste todo, sólo se van y hacen lo que quieren (así debe de ser). Pero yo no quiero eso, yo no quiero tener hijos. Pero... ¿Qué chingados, carajos, putas, estoy diciendo? 

Cuando dije que todo me parece patético ultimamente, es verdad. Todo excepto la felicidad. Sólo quiero un poco de eso, para seguir.

Alguien me dijo hace mucho tiempo que debía ser feliz, pero no sé cómo. Se supone que debo hacer lo que más me gusta en la vida, lo que más me llena y más me hace feliz, pero de verdad, de verdad, de verdad, no lo encuentro.  Quizá debería morir ahora (no, no estoy pensando en suicidarme, gente, siempre lo toman así, pero, no sé, no sé, no encuentro, no tengo oportunidad)


Querido blog, dime por favor, que esto es sólo es producto de la edad en la que estoy. 


Dime que sólo es una estúpida, estúpida, etapa. No me digas que todos pasan por eso, ese no es mi consuelo, dime que en unos años pensaré algo más, y que cuando cumpla mil, no pensaré que desperdicié todas mis oportunidades. 

4.17.2014

Nope

Ni siquiera he podido mirar el cielo el día del eclipse, me quedé dormida. Nope, no puedo ni quedarme despierta. ¿Cómo he llegado a este punto de inutilidad?
Cada día, un poquito más, me siento más sola. Miro a mi alrededor, no les intereso. Mis amigos los cuento con una mano. Es patético. Los veo cada cierto tiempo, generalmente semanas o meses. Sólo a C le veo seguido, el problema con C es que tiene muchos amigos, y la mitad de ellos no me agradan, son estúpidos. No sé cómo es que pueden caerle bien chicos y chicas tan estúpidos. C dice que yo soy especial, que soy su mejor amiga, pero a veces siento que es capaz de decirle eso a cualquiera. Quizás es por mi estado, o quizás es por que es la verdad, no sé, no se sabe con C. 
Hace tiempo que no hablo con A, pero todas las veces que la he visto últimamente podría decirse que no sabe nada de mí. Ya casi no le cuento mi vida a A, tengo miedo, no sé de qué, pero tengo miedo.
B es un amor, B es probablemente la mejor amiga con que uno podría contar en la vida, no sé si ella lo sepa. Es más, uno puede llegar a envidiar la vida de B, sólo por una razón, B hace parecer que todo es bueno, todo es bueno. Necesito ver más a B: cuando veo a B me siento más feliz, no  con B, si no con la vida.

Me miro al espejo: soy tan común, soy tan simple, me acompleja. Mi cabello es lacio, largo y castaño, como el de la mayoría; el lacio no se le ve bien a la cara larga, menos largo, pero es que con el cabello corto se me ve más la cara, mi cara simple, y sólo los adultos piensan que se me ve bien. Tengo la piel morena y los ojos cafés, del mismo tamaño que todos. Tengo una nariz que me acompleja un poco: no está chueca como muchas, pero tampoco es linda, sólo es una nariz. Mis labios, pienso a veces, son muy gruesos, no están mal, tampoco son estéticos. Me miro y no hay nada genial, no soy bonita, no soy fea, no tengo nada que me caracterice, soy tan simple.
No me gusta mi abdomen, pero me creo incapaz de cambiarlo. No me gustan mis pechos, pero nada se puede hacer. 

Miro todas las posibilidades, no encuentro nada que me guste. Si tan siquiera tuviera un sólo talento, lo haría. Envidio a todos los que tienen un talento, envidio a los que son realmente inteligentes, envidio a muchas personas. ¿Por qué a mí me tocó ser tan simple?

4.07.2014

¿Sabes que me consterna mucho?

Hace tanto que  ni siquiera habría este blog que, solamente por casualidad, he dado con el correo y contraseña que le corresponden. Ha pasado tanto tiempo que probablemente nadie, nadie, nadie lo leerá, sobre todo porque nunca me ha interesado que alguien en específico lo lea (¡Ya has dicho eso muchas veces!).

¿Cómo ha estado mi vida últimadamente? 
Rara. Supongo que la vida de todos es rara. Por lo menos, estos días no ha sido una rutina; cada día me ha pasado algo que lo hace diferente al anterior, aunque esto implique que le esté ladrando a las personas. 
He estado pensando que cada día me vuelvo más tonta, que mi cerebro no da para mucho. Muchas veces siento cansancio y sueño, desconozco la razón, ya tomo vitaminas (eso es otra historia). Quizá, es solamente falta de ánimo. Pero es que es difícil conseguir ánimo, o más bien, emoción. Uno suele emocionarse cuando va a hacer algo que le gusta mucho, y cuando está en eso, wow, es increíble. Pues bueno, hace años que no siento eso, o si lo he sentido, ya ni lo recuerdo. 

En sí envidio a todos aquellos que tienen talento y lo aman. La exnovia de C, a la que debo decir también envidio, escala, y es la cosa que más le gusta en el planeta. O la otra amiga de C, que su pasión es la actuación. Son excelentes en lo que hacen y lo aman por sobre todas las cosas, incluidas personas. ¿Cuál es el problema? Yo ni talento ni amor, mínimo si tuviera alguna... o más bien, me conformaría con tener amor.

Nunca he encontrado alguna actividad que me llene completamente, que no esté pensando en el fin mientras la hago o no me aburra en poco tiempo. Muchas veces las personas suelen decir que eso no es posible, pero no, no encuentro nada.

Muchas veces envidio a C. Él me ha dicho que tampoco lo ha encontrado, algo en lo que sea muy bueno o ame demasiado como para ser lo único que haga en su vida, pero siempre me ha respondido que si no lo encuentra entonces hará todo. Por desgracia yo no puedo hacer todo. Envidio mucho a C, siempre tiene energía, siempre tiene alegría, siempre tiene tiempo, y siempre todo le sale bien (¿no será sólo su actitud? como sea yo no puedo). C dice que no hay actividad especial para él, sin embargo, he llegado a pensar que para él todo lo que se hace es especial. Si tan siquiera pudiera sentir eso.
Además, ¿por qué C tiene tan buena memoria y le sale bien todo? Ya perdí la cuenta de los idiomas que está estudiando, pero él, con algo de ayuda pero, más que nada, su cuenta, ha agarrado un buen nivel de francés y alemán, y yo aquí, de estúpida (O de webona, también), pero el problema es que tampoco siento un gran entusiasmo. 

He llegado a pensar que todo es cuestión de mi actitud, pero nunca he sido una persona exactamente así. ---> :DDDDD
Soy más bien algo así ----> :l
Y me hes muy difícil ser así ---> :DDDD
Pero quizás, si empezara a serlo un poquito, sólo un poquito, la cosa cambiaría.

En fin, como siempre, no tengo idea de que escribí....

¿Sabes? Eso es otro problema, mi querido blog de nombre ridículo el cual le puse cuando tenía 14 años. De un minuto para otro mis ideas cambian, estúpida adolescencia.
Siempre he pensando a este edad uno es BRUTO, estúpido, pendejo, y burro.
Yo creo eso e mí, de todos los de mi edad (un poco más grandes, un poco más chicos) que me rodean. Uno es totalmente pendejo, y los que se creen más listos son igual de pendejos que todos (Qué triste, soy igual de pendeja que todos).  Pero a veces uno ve a los adultos y aún le parecen pendejos, pendejos, pendejos. 
¡DIOS! Nos hiciste para reírte de nosotros, digo, estando tan solo... yo hubiera hecho lo mismo, cuando me cansara de masturbarme, porque eso es lo que uno hace cuando está solo. 

¿Qué vas a estudiar, Cup?
Sistemas.
¡SISTEMAS!
¡SISTEMAS, DIOS MÍO, SISTEMAS!
QUÉ CONFUNDIDA ESTOY.
Ya tengo un paso adentro de sistemas, y no quiero tomarme un año sabático ni decir que la carrera pudo conmigo. No. Pero qué carajos, putas, chingados, realmente no sé qué estoy haciendo. Me he puesto a pensar muchas veces, si un rico millonario inmortal que me ama y lo amo, guapo, perfumado, con un penesote llegara y me dijera: Estudia lo que tú quieras, te voy a dar todo el dinero que quieras, tú estudia lo que quieras, es más, yo te pago la carrera ¿Qué carrera estudiaría? NO TENGO NI LA MÁS MÍNIMA IDEA.
Y es que volvemos a lo mismo ¿cuál es mi pasión? He dicho que quiero estudiar letras y enseñar el español (QUE ES PRECIOSO, CALLENSE, ES MEJOR QUE EL FEO FEO INGLÉS) y quizá es cierto, pero no, no me entusiasma tan enormemente.
¿Cuál es el otro problema de sistemas? ¿Y si no puedo? ¿Y si me doy cuenta de que lo odio?
Antes de iniciar el prope me topé con un chico que estudiará lo mismo, el cual me miró serio y me dijo que yo no era eso, que yo era letras. Otro más hizo lo mismo pero me dijo diseño. Pero esos son lados que alguna vez les he mostrado, sólo son gustos, pequeños placeres. Algunas personas me han dicho que soy buena para todas estas cosas, otras han puesto cada de disgustos y han asentido a mis trabajos.
El problema, de nuevo, es que aunque ellos lo aprobaran o no, yo no sabría ni que estudiar, y si lo supiera, aunque todos dijeran: QUÉ ASCO, supongo que lo haría.
¿Saben? Me estoy orinando mientras escribo esto.

Si has llegado a este punto deberías darle al botón de abajo que dice 'leí' porque dudo que alguien lea esta porquería, como les he dicho muchas veces, esto es vómito, o diarrea mental. 

Regresando a lo anterior, neta ¿por qué me hacen decidir mi carrera ahora? Soy tan pendeja, tan idiota. Otra cosa, me voy a matar. No, no ahora, pero he pensado que algún día, cuando tenga 30 y diga, oh, mi vida es un desastre, moriré. 
Otras veces he pensado que muero descuartizada, no porque alguien lo haga, por un accidente inevitable o un impulso loco.

Siempre que voy por la calle, y estoy sobre la esquina (como buena esquinera), esperando a que pasen mil autos a toda velocidad pienso en lanzarme. Pienso en lo trágico que sería que muchos autos me atropeyaran, lo horrible que sería para el conductor verme estampar contra su vidrio y mi sangre sobre su auto, y ¿a mí qué? ahí acaba mi vida, a mí qué me importa. Siempre lo pienso, lo pienso con todo. Tirarme de puentes, de lugares altos, en lo raro que sería si me clavara algo, en que algo me partiera por la mitad (como cosas en las construcciones). La gente no lo sabe pero mientras voy por la calle, a veces me imagino ese tipo de cosas. No es que quiera matarme, ni siquiera lo pienso, pero me lo imagino, siempre. ¿Qué chingados conmigo? Pinche loca.

Muchas veces pienso en otras cosas. Observo a las personas, me dan curiosidad. A veces, muy contrario a lo anterior, me imagino besándolas, tocándolas, no porque las desee, sino porque intento imaginarme que será tener un amorío con ellos. 

Me imagino mil situaciones durante el día....
Necesito escribir aquí más seguido, no para nadie, ni para nada, dado que este blog jamás ha visto algo que yo escriba en serio (que por cierto, deje de hacer hace mucho debido a que era una mierda en eso), si no para mí.


Imagen random de mi computadora: Me acuerdo cuando veía Deviantart por horas, mirando fotos, guardando algunas, como esta.