10.28.2014

Ya, por favor.

No sé ya si estoy triste.
Al parecer esta tristeza e incertidumbre es más común de lo que había pensando (o simplemente la gente que me rodea, al ser de cierto modo parecida a mí, le pasa lo mismo).
Ya entendí, no puedo ser como C, y sobre todo, no quiero.
No sé qué quiero ser. 
Es la misma incertidumbre la que no me permite aclarar qué quiero hacer, que quiero ser.
Llega un punto en el que todo me parece soso e inútil, en la que no encuentro un 'enorme' placer en algo. 
A veces pienso que debería dejar a C libre, quitarle mi carga, esa oscuridad en la cabeza que de la que empieza a fastidiarse. Dejarme hundir sola, sola como ya lo estoy.
Igualmente diario me siento sola, todos y cada uno de los días. 
A veces me dan ganas de pegarle a C, los días que en los que se lo menciono y él no hace más que decirme que eso es mentira, que yo tengo muchos amigos que me quieren y que no me dejarían sola. No entiende a qué me refiero, no entiende en lo absoluto. 

Estoy cansada de todo, a ratos ya ni siquiera le hallo ningún gusto a aquello que me encantaba hacer.
Mi vida se ha vuelto tan insabora y aburrida, que incluso aquello que antes me emocionaba, o más simple, aquello que antes me emocionaba poder comer, ya ni siquiera sabe.

Hablé de eso con V un día, porque se siente igual. Para ella esto no es depresión, no sabe qué es, pero cree que no es eso. Ella me ha hablado algunas veces de que cree en el equilibrio de las cosas, y la meditación como manera de equilibrar tus energías. A veces pienso que es genial mínimo tener en algo que creer. 

Mi mamá alguna vez me habló de una descripción algo parecida a como me siento ahora, algo pequeño, algo que había sacado de un libro de uno de sus autores favoritos, un psicólogo. Decía que la gente con este tipo de problemas necesitaban ayuda psicológica, o a lo largo de los años empeoraba, y las personas terminaban suicidándose.

No, no he pensado en suicidarme. Cuando mi madre me contó eso, probablemente estaba como en primero de secundaria, tenía como 12 años y venía de una niñez, que después de reflexionarla, le había faltado demasiado. Nunca más lo volvió a mencionar, pero se quedó en mi mente. No quiero sugestionarme, no quiero pensar que terminaré así, pero quizás necesito la ayuda.

¿Pero qué clase de ayuda van a darme? ¿A dónde iré? ¿Por dónde empezar? ¿Dónde empezó o qué genera esto? ¿Es solo mi vida aburrida, o es que me odio o tengo bajo autoestima? ¿Es que no tengo amigos? ¿Es cuestión de que son muy pendeja o más lista?
Al mismo tiempo no quiero oir, porque sé que terminaré pensando que soy una basura más grande de como me siento ahora. En este momento no quiero complacer a nadie más que a mí, quisiera poder mirarme y pensar que tengo mucho qué hacer,  que sé a dónde quiero llegar, incluso aunque no supiera qué camino seguir, pero sí a dónde llegar. 

Y además de todo, soy tan pusilánime.

La gente me parece tan estúpida.
Mucha de la gente que me rodea.
Ya no los aguanto en la universidad.
Los odio.

¿Cuánto tiempo llevo de quejarme que me siento tan perdida?

No hay comentarios:

Publicar un comentario